Microorganismos telúricos y ciclo del carbono

Lisa Wingate es encargada de investigación en la Unidad Ephyse (Ecología funcional y física del medio ambiente) del INRA de Burdeos. En 2013 obtuvo una beca del CEI (Consejo Europeo de Investigación) por sus prometedores estudios sobre el papel de los microorganismos del suelo en los flujos de carbono atmosférico a escala mundial, en particular, a través de la anhidrasa carbónica, una enzima que la investigadora estudia y caracteriza.

Lisa Wingate. © INRA, Inra
Emmanuelle Manck
Actualización: 19/06/2017
Publicación: 18/12/2013

Tras una primera experiencia profesional, Lisa Wingate, apasionada por la geografía y los temas medioambientales en su época de estudiante de secundaria en Edimburgo (Escocia), decide retomar, en clases nocturnas, estudios de química y biología «para entender mejor el mundo en el que [vivía]». Este hecho desencadenante la motivó para iniciar una carrera universitaria en ciencias del medio ambiente en la Universidad de Edimburgo que culminó con una tesis doctoral sobre la dinámica de los flujos de fotosíntesis y de respiración en plantaciones de píceas. Durante un primer postdoctorado, entre 2003 y 2005, se interesó por el impacto de la sequía en el funcionamiento biológico de un ecosistema mediterráneo en particular: las plantaciones de alcornoques en el sur de Portugal. En este contexto, Lisa ha caracterizado los flujos de gas carbónico del suelo y ha estudiado las reacciones enzimáticas asociadas.

La composición del anillo de los árboles: un sistema de datación más eficaz

En 2007, Lisa Wingate llega a la Unidad Ephyse del INRA de Burdeos, con la que su equipo escocés ya mantenía numerosos intercambios científicos, para trabajar en el proyecto «MIST» (Modelling Isotopic Signals in Trees) sobre la composición isotópica de carbono y oxígeno de la celulosa de los anillos de los árboles, que son esos «círculos concéntricos» que se forman con cada brote de crecimiento anual. Como ocurre con los núcleos de hielo utilizados para reconstruir el clima de otro tiempo, Lisa y su equipo de acogida han explotado las señales registradas en los bosques para reconstruir el funcionamiento biológico del árbol frente a acontecimientos climáticos particulares. En 2008 y 2009, la investigadora obtuvo un “Proyecto innovador” del INRA y una beca de investigación europea “Marie Curie” que le permitieron proseguir paralelamente con sus trabajos sobre los flujos de CO2 del suelo iniciados en Portugal. En 2011, se instala en la Universidad de Cambridge (Inglaterra) después de obtener una beca de cinco años del NERC (Natural Environment Research Council), antes de volver a Francia, un año más tarde, tras conseguir en 2012 un puesto permanente en el INRA a través del sistema de contratación para proyectos «Inra blanc».
Desde entonces, Lisa Wingate estudia principalmente las variaciones químicas de los anillos de los árboles según el estrés climático (lluvias, sequía). «Con el calentamiento cambia la duración de los periodos de crecimiento de los árboles: éste empieza antes en primavera, y se termina más tarde en otoño. A partir de mis observaciones sobre densidad y composición isotópica de los anillos del bosque, puedo determinar, con un margen de error de 10-12 días, en qué momento se ha formado el bosque y cuál era el clima de entonces». Estos trabajos no solo ayudan a comprender mejor la adaptación de los árboles al estrés climático sino que ofrecen también modelos y previsiones más fiables.

Una enzima acelera los intercambios de gases en los suelos

El proyecto que ha permitido a Lisa Wingate obtener la beca del CEI prolonga sus trabajos previos sobre la actividad enzimática de los suelos y sus microorganismos. «La enzima estudiada, la anhidrasa carbónica, es una de las más antiguas, es fundamental para la vida y está presente en todos los microorganismos del suelo. Su función, esencial en todos los procesos de fotosíntesis y de respiración, es catalizar eficazmente la interconversión del CO2 disuelto en bicarbonato. Mi proyecto consiste en explorar y comprender los mecanismos de regulación de esta enzima en diferentes ecosistemas y condiciones experimentales, y mejorar de este modo nuestra comprensión del ciclo del carbono a escala mundial». Lisa Wingate se declara «encantada» de haber recibido esta ayuda, «una oportunidad formidable para un joven investigador de disponer de su propio equipo», sabiendo que éste «deberá trabajar con ahínco durante los próximos cinco años».

Contacto
Contacto científico:

  • Lisa Wingate Unidad Ephyse (Ecología funcional y física del medio ambiente) del INRA de Burdeos
Centro asociado:
Bordeaux-Aquitaine

  • Escocesa
  • 41 años, 3 hijos
  • Doctorado obtenido en la Universidad de Edimburgo en 2004
  • Beca de investigación europea Marie Curie en la Unidad Ephyse del INRA de Burdeos
  • Beca del NERC (Natural Environment Research Council) en la Universidad de Cambridge en 2010
  • Encargada de investigación en la Unidad Ephyse del INRA de Burdeos desde 2012
  • Aficiones: cocinar, hablar, bailar… y a veces ¡las tres al mismo tiempo!

Las Starting Grants del CEI

Las becas «Starting Grants» del CEI están reservadas a jóvenes científicos con una experiencia de entre 2 y 7 años después del doctorado y pueden alcanzar los dos millones de euros. Con ellas se pretende dar apoyo, bajo el criterio único de la excelencia, a innovadores y ambiciosos proyectos de investigación en las fronteras del conocimiento que abran la vía a nuevos avances científicos y tecnológicos.
 > Más información sobre los galardonados en la edición 2013

El Premio INRA al Joven Investigador 2014

Lisa Wingate recibe el Premio al Joven Investigador 2014. El Premio al Joven Investigador, otorgado por un jurado internacional, recompensa el trabajo de un encargado de investigación contratado recientemente por el INRA.
 > Más información sobre les Premios INRA 2014