• Reducir tamaño de letra

    Reducir tamaño de letra
  • Tamaño de letra original

    Tamaño de letra original
  • Aumentar tamaño de letra

    Aumentar tamaño de letra
  • Imprimir

    Imprimir

Ecologista de la salud

Murciélagos, ratas, topillos, garrapatas... Jean-François Cosson ha dedicado toda su vida a la investigación de los animales mal vistos: «Soy un firme defensor de la biodiversidad», admite con una sonrisa. «Los cambios en el medio ambiente están alterando la vida silvestre, algo que causa daños a los seres humanos: mi trabajo consiste en entender los procesos involucrados y proponer soluciones que restauren el equilibrio a través de medios ecológicos.» Aunque a veces hace treinta años le consideraban un «soñador bienintencionado», constata que «ahora se aceptan mejor estas soluciones». Una mirada atrás.

Jean-François Cosson, director de Investigación en la Unidad Biología Molecular e Inmunología Parasitaria y Micótica, INRA Jouy-en-Josas
Emmanuelle Manck, traducido por Fernando Campos Leza
Actualización: 09/02/2018
Publicación: 31/01/2018

Originario de un pequeño pueblo, hijo de un veterinario, Jean-François Cosson ha sido un apasionado de la biología y la exploración desde su infancia: «Todas las noches devoraba libros sobre los animales del mundo y los escritos de Darwin y La Condamine, cuyo espíritu aventurero admiraba». Sus estudios de veterinaria, carrera que eligió de manera natural tras la secundaria, le permitieron practicar rápidamente en las zonas rurales. Pero su sed de descubrimientos fue más allá: en 1987 regresó a la universidad para estudiar ecología. Estos estudios lo llevan al INRA de Kourou y a los bosques tropicales de Guayana, «un paisaje fantástico y un paraíso para el estudio de los murciélagos». Lejos de echarse atrás ante el aspecto poco ameno de este animal, dedica su tesis al estudio de sus diferentes especies, «que desempeñan un papel importante en el ecosistema de la cuenca amazónica».

El equilibrio de los ecosistemas, de la selva al campo

En 1994 Jean-François Cosson regresa a Francia y se incorpora al  INRA de Rennes, donde estudió las consecuencias de la invasión de ratas sobre la fauna y la vegetación de las islas costeras bretonas. Luego se fue al INRA de Montpellier, donde estudió los daños causados por los topillos en las praderas del Franco-Condado, «regresando con alegría a un entorno agrícola que formaba parte de (su) historia». Diez años de trabajo que resultaron fructíferos: «Alentamos a los agricultores a pasar del tratamiento “totalmente químico” de la proliferación de topillos, con envenenamiento masivo de la fauna silvestre, a un manejo más respetuoso con el medio ambiente. Y se han adoptado nuevas prácticas agrícolas, pese a que su aplicación requiere más tiempo en el campo». Con ese motivo, comienza a estudiar las enfermedades transmitidas por los roedores al hombre o al ganado, acercándose así a su vocación primera como veterinario, «desde el punto de vista de la ecología y las consecuencias sanitarias de los desequilibrios ambientales». Desde entonces, defiende firmemente la noción emergente de «Una sola salud», que considera que la salud animal, humana y ambiental están entrelazadas: «Esa noción sintetiza todo lo que siempre me ha interesado en mi investigación».

Una sola salud y ciencias ciudadanas

La investigación desde la óptica del lugar de encuentro

Jean-François Cosson es Director de Investigación desde 2006 y en 2013 fue nombrado subdirector del departamento de investigación EFPA (1) del INRA. Asume con «entusiasmo», pero con la misma modestia y la misma dulzura de siempre, esas responsabilidades que le ofrecen un «cambio de perspectiva en la investigación». En 2016, en el laboratorio Bipar (2) de la Escuela Nacional de Veterinaria  de Alfort, se centra en las garrapatas y las enfermedades que transmiten: «Como es un tema que se había vuelto muy sensible y preocupante, quise resolver los conflictos entre pacientes, médicos y ecologistas para que juntos pudiéramos encontrar una solución duradera a la prevención colectiva y ecológica».  Convencido de las ciencias participativas y con el apoyo total del INRA en relación con su enfoque, creó con sus colegas el proyecto CiTIQUE. La idea es «crear un vínculo, con la ayuda de las nuevas tecnologías, entre la salud y el medio ambiente, pero también entre las perspectivas, las áreas de especialización y la experiencia de los distintos actores. El proyecto ya ha permitido establecer un mapa de las picaduras de garrapatas en Francia y una novedosa base de datos de garrapatas. Fiel a su espíritu de innovación al servicio de la armonía, Jean-François Cosson resume su credo citando a Baudelaire: «La imaginación es la más científica de las facultades».

(1) Departamento de Investigación de Bosques, Praderas y Medios Acuáticos del INRA

(2) Unidad Mixta de Investigación de Biología Molecular e Inmunología Parásita, INRA-Escuela Nacional de Veterinaria  de Alfort-Anses

Minicurrículum

  • 53 años, casado, 2 hijas
  • 205 publicaciones científicas hasta el 01/10/2017
  • 2016: Director de Investigación en la Unidad Biología Molecular e Inmunología Parasitaria y Micótica, Escuela Nacional de Veterinaria de Alfort.
  • 2013–15: Jefe Adjunto del EFPA (Ecología de Bosques, Praderas y Medios Acuáticos) del INRA
  • 2006: Director de investigación en el Centro de Biología y Gestión de las Poblaciones, INRA de Montpellier
  • 1994–2005: Investigador en el Laboratorio de la Fauna Silvestre, INRA de Rennes, Laboratorio de Genoma y Poblaciones, Universidad de Montpellier II.
  • 1994: Tesis doctoral: Dinámica poblacional y dispersión de un murciélago frutícola en la Guayana Francesa.
  • 1991: Asistente científico del INRA, Centro de Kourou, Guayana Francesa
  • 1987–1988: Máster en Toxicología Básica y Aplicada al Medio Ambiente
  • 1986: Diploma de Medicina Veterinaria