• Reducir tamaño de letra

    Reducir tamaño de letra
  • Tamaño de letra original

    Tamaño de letra original
  • Aumentar tamaño de letra

    Aumentar tamaño de letra
  • Imprimir

    Imprimir

La fibra colectiva

Entusiasmo, una voz reposada, modestia y mucha pedagogía: eso es lo que distingue a Joël Doré, director de investigación de la unidad Micalis (Microbiología de la Alimentación al Servicio de la Salud) y director científico de la unidad MétaGenoPolis en el centro del INRA Île-de-France - Jouy-en-Josas. ¿Su ámbito de predilección? La microbiota intestinal, un tema que estudia desde todas las ópticas.

Joël Doré, director de investigación de la unidad Micalis (Microbiología de la Alimentación al Servicio de la Salud) y director científico de la unidad MétaGenoPolis en el centro del INRA Île-de-France - Jouy-en-Josas, recibe el Premio de Investigación Agronómica © NICOLAS Bertrand
Anaïs Bozino, traducido por Fernando Campos Leza
Actualización: 19/04/2018
Publicación: 20/11/2017

Desde que llegó al INRA hace 33 años, Joël Doré ha estado trabajando en la microbiota intestinal, la de los animales, al principio, y luego, ocho años después, la humana. «Lo que nos llama la atención son los 100 billones de bacterias que nos habitan: vivimos con microbios durante toda la vida, y esa connivencia de nuestro cuerpo con ellos es lo que nos protege de las grandes enfermedades de la sociedad moderna», dice Joël Doré. Tales enfermedades, ya sean metabólicas, degenerativas, neurológicas o inflamatorias, son numerosas y están todas ellas relacionadas con una desviación de nuestra microbiota.

De la investigación a la transmisión

«Este Premio de Investigación Agronómica es una inmensa recompensa para mí: he tenido la oportunidad de mantener el mismo objeto de investigación durante toda mi carrera, con lo que este tema ha logrado una gran visibilidad. Supone también el reconocimiento del trabajo colectivo que he podido realizar con todos mis colegas», afirma con una sonrisa en los labios. Cuando llegó al INRA, Joël Doré trabajó en el centro de Clermont-Ferrand para construir una red europea que trabajara sobre la microbiota intestinal. El objetivo era demostrar que «la investigación ya no se hace solo en un rincón: el trabajo en equipo es extremadamente importante». Luego, poco a poco, su labor fue pasando de la investigación a la transmisión. «He cambiado de trabajo varias veces, y desde muy pronto tuve equipos bajo mi responsabilidad, porque mi antigua directora me confió su equipo cuando se marchó.»  

El INRA me dio todos los medios para prosperar

Un estilo de vida saludable

Ya sea a través de vías ferratas, acantilados, árboles, o incluso edificios, Joël Doré, cuando no está en su oficina o en el laboratorio, practica la escalada. «Recuerdo que se había roto el toldo de uno de los edificios del centro, y nadie hizo nada al respecto, así que escalé la fachada para repararlo —cuenta riéndose—. Escalo una vez a la semana con mi esposa, y corro desde que era pequeño, y también hago trail con mis hijos.»  
La investigación también le ha influido en su día a día: «¿Qué si mi investigación me ha llevado a cambiar mis hábitos alimenticios o mi estilo de vida? ¡Más bien ha entrado en mi vida cotidiana! Consumo mucha fibra, nunca como solo una fruta o una verdura, siempre mezclo, pues necesitamos diversidad», afirma con la mirada centelleante por encima de las gafas. Su postre preferido es una ensalada de frutas, mejor que cualquier tipo de repostería. Además, también se anima a hacer sus propios quesos, panes, yogures e incluso, desde hace poco, su propio vino: «Todo eso me gusta porque es un ejercicio que consiste en domar los microbios: están vivos, con todos los imprevistos que eso supone».

Microbios para curarnos

La esperanza de Joël Doré es que finalmente tengamos en cuenta la simbiosis (la interacción entre nuestras células y nuestros microbios) para poder controlar mejor las enfermedades, ya sea desde el punto de vista de la nutrición, de manera preventiva, o como solución, de forma terapéutica. «Hoy en día se siguen considerando los microbios como algo negativo... Pero lo que nos protege son las relaciones entre nuestras células y los microbios.»

En el centro, Joël Doré, Premio de Investigación Agronómica 2017, rodeado por los equipos de las unidades Micalis y MétaGénoPolis en el centro del INRA de Île-de-France–Jouy-en-Josas. © Inra, NICOLAS Bertrand
En el centro, Joël Doré, Premio de Investigación Agronómica 2017, rodeado por los equipos de las unidades Micalis y MétaGénoPolis en el centro del INRA de Île-de-France–Jouy-en-Josas © Inra, NICOLAS Bertrand

Contacto
Contacto científico:

  • Joël Doré Micalis y MetaGenoPolis
Departamento asociado:
Microbiology and the Food Chain
Centro asociado:
Jouy-en-Josas

mini-CV

  • 58 años
  • Casado, con 3 hijos
  • 1983: Máster de Fisiología Animal Aplicada, entra al INRA para hacer prácticas; luego hace una tesis en el Departamento de Ciencias Animales de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign en los Estados Unidos
  • 1992: Presenta su primer proyecto europeo
  • 2010: Se convierte en uno de los cinco directores adjuntos del Instituto Micalis, que asocia al INRA y a AgroParisTech
  • 2012: Director Científico de MétaGenoPolis
  • 2017: premiado con una "ERC Advanced grant"