• Reducir tamaño de letra
  • Tamaño de letra original
  • Aumentar tamaño de letra
  • Imprimir

El INRA en el corazón

Directora general de asuntos científicos, Christine Cherbut es la máxima autoridad en lo que se refiere a las orientaciones estratégicas del INRA. Proveniente de un entorno obrero, esta pionera en cuestiones de nutrición humana ha realizado casi toda su carrera dentro de esta gran casa a la que considera «su familia».

Christine Cherbut, directora general de asuntos científicos
Benoît Franquebalme, traducido por Marta Gomez
Actualización: 14/08/2017
Publicación: 27/07/2017

La modestia y el orgullo no son incompatibles. Christine Cherbut es prueba de ello. Desde el inicio de la entrevista, esta mujer de medidas palabras sienta el marco: «Nací en Saint-Étienne, en un entorno de clase obrera. No estaba destinada a estudiar». La niña que era entonces, sin embargo, se reía ya del determinismo social.

Los desafíos de una investigación puntera e innovadora

«Siempre me ha gustado explorar y descubrir», dice Christine sonriendo. «Desde muy pronto supe que ser investigadora me gustaría». Apasionada de las ciencias naturales, primero pensó en la medicina y finalmente, con el bachillerato científico en el bolsillo, se matriculó en el Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas (INSA) de Lyon, en la carrera de ingeniería bioquímica. La investigadora siente una gran nostalgia de aquella época. «En el INSA había gente de todas las clases sociales y todas las disciplinas». Allí descubrió su pasión por el rugby, a cuyos valores de solidaridad sigue unida: «Todo el mundo tiene su lugar: pequeños y grandes, corpulentos y enclenques».

A la conquista de la microbiota

A su salida del INSA en 1982 fue contratada por el INRA como asistente de investigación contractual, una experiencia que le ayudó a llevar a cabo su tesis sobre las propiedades físico-químicas de las fibras en la Escuela Veterinaria de Toulouse. En 1985 llegó al centro INRA de Nantes, donde pasó a ser responsable de investigación sobre nutrición humana. «Hasta aquel entonces, solo interesaba la nutrición animal». Su trabajo la devolvió a una de sus pasiones de siempre: la alimentación. «Es una buena forma de descubrir el alma humana», considera esta epicúrea. Pero en plenos años 80, la relación entre alimentación y salud no era tan obvia. «Vosotros sois dietistas y analizáis los efectos de la sopa», le decían algunos. De carácter tenaz, Christine se embarca con pasión en el estudio del funcionamiento del tubo digestivo. «En aquella época se ignoraba completamente la microbiota. El término era inexistente o casi». Sus pioneros trabajos contribuyeron a la creación en 1995 del GIP (agrupación de interés público) Centro de investigación sobre nutrición humana de Nantes, del que se convirtió en directora científica. En 1998 fue nombrada directora de su unidad de investigación, y en 2000 ocupó la vicepresidencia del comité de nutrición humana de la AFSSA (Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de los Alimentos), que en 2010 pasó a ser la ANSES.

A comienzos del siglo XXI, un cazador de talentos de Nestlé contactó a la joven cuadragenaria. «Al principio no me apetecía demasiado», asegura Christine. Fueron necesarias tres visitas al centro de investigación de la empresa en Lausana para convencerla. Allí fue directora de nutrición y apoyo científico y desarrolló el programa «Nutrición, salud y bienestar» de la compañía. Christine Cherbut se realiza plenamente pero no olvida al INRA, de cuyo consejo científico es parte integrante desde entonces.  

Defensora de lo colectivo

En 2011, una llamada de teléfono de Marion Guillou (1) confirma su regreso. La presidenta le ofrece suceder al director científico de la sección Alimentación, fallecido unas semanas antes. Así, durante seis años trabajará de forma conjunta con la dirección general para vincular entre sí los distintos trabajos de investigación sobre producción agrícola, transformación de materias primas y consumo alimentario. «Nos hemos dado cuenta de que no podemos contentarnos con alimentar a las personas sin tomar en consideración lo que necesitan fisiológica, psicológica y socialmente. La salud y el bienestar de nuestros conciudadanos tienen su origen en el campo».
Su compromiso fue recompensado en abril de 2017 al ser nombrada directora general delegada de asuntos científicos. Lo dice con emoción: «El INRA es mi familia». En su nuevo cargo, Christine se apoya en el Documento de orientación estratégica para 2025. Dicho instrumento «fija el rumbo: una nueva era para la agricultura y la alimentación, la preservación del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, nuevos desafíos para una investigación puntera e innovadora».
En abril de 2021 terminará su mandato pero Christine, de serena energía, no es de las que se preocupa por esas cosas. Únicamente asiente para decir que «todo lo que me ha pasado ha sido inesperado. Es el fruto de mucha suerte, de encuentros, de trabajo y de curiosidad. Soy feliz». Modesta y orgullosa, como hemos dicho.

(1) Marion Guillou fue presidenta y directora general del INRA entre 2004 y 2012.

Mini-currículum

  • 57 años, soltera, sin hijos.
  • 1982: diploma de ingeniera bioquímica en el INSA de Lyon.
  • 1985: titular de un doctorado de 3er ciclo sobre fisiología animal en la ENV de Toulouse. Defensa de su tesis «Fibras alimentarias y motricidad digestiva».
  • 1986: responsable de investigación sobre nutrición humana en el INRA de Nantes.
  • 1995: obtención, en el INRA de Nantes, de la habilitación para dirigir trabajos de investigación.
  • 1995-2003: dirección científica del GIP Centro de Investigación sobre Nutrición Humana de Nantes.
  • 1998-2003: directora de la unidad «Funciones digestivas y nutrición humana », INRA de Nantes.
  • 2000-2003: vicepresidenta del comité de nutrición humana de la AFSSA.
  • 2003-2011: directora de nutrición y apoyo científico del grupo Nestlé.
  • 2011-2017: directora científica de Alimentación y, posteriormente, de Alimentación y Bioeconomía del INRA.
  • Desde abril de 2017: directora general de asuntos científicos del INRA.