• Reducir tamaño de letra

    Reducir tamaño de letra
  • Tamaño de letra original

    Tamaño de letra original
  • Aumentar tamaño de letra

    Aumentar tamaño de letra
  • Imprimir

    Imprimir

Carole Caranta: estratega serena

Jefa de un departamento científico que reúne a más del 70% del personal investigador en el terreno de la biología y la mejora vegetal a nivel nacional, Carole Caranta desempeña funciones clave en la estrategia científica y de colaboración del INRA. Su trayectoria combina la pasión por la ciencia y la apertura al exterior, el equilibrio entre investigación fundamental e investigación con fines propios y la creación de acuerdos de colaboración socioeconómica.

Carole Caranta © NICOLAS Bertrand
Nicole Ladet, traducido por Marta Gómez
Actualización: 22/05/2019
Publicación: 07/02/2019

Hacer las cosas con ganas y pasión, crear espacio para la apertura

Carole Caranta asume actualmente su segundo mandato como jefa del departamento «Biología y mejora vegetal», dirige el Institut Carnot Plant2Pro, instrumento emblemático de la colaboración socioeconómica, y conduce una prospectiva científica interdisciplinar. ¿Qué es lo que la ha llevado hasta aquí? Pues ni la realización de un sueño de niña, ni los cálculos de un plan de carrera profesional, asegura ella. «Soy una persona entusiasta, me gusta hacer las cosas con ganas y pasión, sin mirar al futuro, creando espacios para la apertura». El virus de la investigación lo contrajo en sus primeras prácticas durante el verano de su DEUG (1) en el centro INRA de Aviñón. Después, fue encadenando prácticas en distintos laboratorios del INRA, donde realizó la tesis. Sus trabajos de investigación se centran en aquel entonces en la genética y el estudio de las resistencias del pimiento y el tomate a las enfermedades. Después, junto a su equipo, descubre un mecanismo molecular de resistencia a los virus —preservado en el reino vegetal— que permite a las plantas bloquear el ciclo de reproducción de aquellos. Estos resultados le valieron el reconocimiento internacional, antes de que ella misma decidiera implicarse cada vez más en el terreno de la dinamización y la estrategia científica y acabara para ello renunciando a la investigación propiamente dicha. Para Carole, fue «una evolución rápida y aceptada de buen grado». «A lo largo de mi carrera», prosigue, «he tenido la suerte de conocer a profesores, directores de tesis, colaboradores científicos y jefes de departamento extraordinarios que me han aportado mucho y han confiado en mí. Creo que he sabido escuchar sus consejos y aprovechar las oportunidades».

Marcando el rumbo con un enfoque humano

En 2012, año en que acepta la dirección del departamento de «Genética y mejora vegetal», Carole asume la tarea de cerrar la fusión de este departamento —históricamente centrado en la investigación con fines propios y estructurada en acuerdos de colaboración socioeconómica— con el departamento de «Biología vegetal», más restringido en cuanto a personal y más centrado en la investigación fundamental. Así es cómo Carole, que hasta ahora no se había preocupado por el futuro de su carrera, asumió la dirección del nuevo departamento. «La fusión fue bastante sencilla desde el punto de vista científico porque había muchas unidades que estaban codirigidas por ambos departamentos, los temas eran comunes y la revolución genómica difuminó las fronteras entre las especies modelos y las especies cultivadas», explica. Actualmente, Carole aprecia la diversidad que reina en el departamento «Biología y mejora vegetal», que va desde «una investigación fundamental de excelencia, reconocida a nivel internacional, a la genética, la mejora vegetal, la experimentación y la gestión de recursos genéticos». Una diversidad que constituye, además, la mejor baza de dicho departamento y a la que es necesario dar vida de forma permanente.

Hacer que la inteligencia colectiva funcione

Esta fusión ha sido enriquecedora en términos humanos: «No podemos dedicarnos a la investigación con fines propios y suscribir acuerdos de asociación de alto impacto sin una base sólida de investigación fundamental. Hoy día, sigo trabajando para dar vida a este conjunto». La elaboración del plan estratégico y la evaluación del departamento (2013-2014) han sido momentos clave que han ayudado a la cohesión del grupo del nuevo departamento. Para preparar el camino, Carole ha activado la inteligencia colectiva: «Siempre me ha gustado dinamizar grupos, plantear nuevas ideas, crear una estrategia y una visión. La idea es atraerse las mejores competencias para ponerlas en marcha. Y el equipo directivo del departamento es ejemplar en este sentido».

Cuando se le pregunta, Carole afirma no haberse visto nunca limitada por el hecho de ser mujer y señala, no sin un toque de humor, que en 2012 se convirtió en la tercera mujer en ser nombrada jefa del departamento… Con todo, agradece la paridad alcanzada desde hace poco en el INRA para todos los jefes de departamento: «los grupos equilibrados han ganado en términos de visión».

Hacia la agroecología con innovaciones revolucionarias

Tras lograr componer el sabio equilibrio del nuevo departamento, Carole amplía sus horizontes y asume el liderazgo del Institut Carnot Plant2Pro, que reúne a organismos de investigación e institutos técnicos. «Las alianzas socioeconómicas para orientar la investigación fundamental hacia aplicaciones concretas las practico y aprecio desde mis primeros trabajos sobre los mecanismos moleculares de la resistencia a los virus», subraya. Plant2Pro tiene objetivos muy amplios: la genética, la mejora vegetal y las biotecnologías, pero también la salud vegetal enfocada al control biológico, y por último, la agronomía, los sistemas agrícolas innovadores y la agricultura digital. En él participan 14 unidades de investigación de 3 departamentos del INRA, junto a 3 institutos técnicos.

La investigación participativa como nueva fuente de innovación

La genética sigue siendo un ámbito muy competitivo, donde se invierten importantes fondos privados que no pueden compararse con los recursos del INRA, por ejemplo, en selección genómica. Sin embargo, como explica Carole, «nuestra investigación se posiciona como un elemento complementario que interactúa con la investigación del sector privado». Así, la investigación sobre los nuevos caracteres de las nuevas variedades futuras que formarán parte de los sistemas de cultivo acordes con los criterios agroecológicos exige que la ciencia sea creativa y abra nuevos frentes. El objetivo es seleccionar plantas mejor adaptadas a sistemas de cultivo innovadores y que utilicen mejor la microbiota del suelo, o incluso centrarse en las llamadas «plantas de servicio». «Con todo, los actores industriales no invertirían ellos solos en estos ámbitos, demasiado arriesgados, aunque con importantes intereses para la sociedad», explica Carole. «En nuestro caso, guiamos a nuestros investigadores hacia la agroecología a través de incentivos, animación científica y proyectos colaborativos con socios». Las investigaciones participativas pueden convertirse en una nueva fuente de innovación. Dos proyectos participativos de mejoramiento vegetal con trigo blando y trigo duro, realizados con agricultores y asociaciones, han dado origen a nuevas variedades adaptadas a las necesidades de la agricultura ecológica.

Asimismo, numerosos acuerdos de colaboración se han suscrito con los mejores equipos internacionales para trabajar en temas estratégicos en el ámbito de la investigación fundamental o más para fines propios. Acompañada de una delegación del INRA, Carole ha viajado recientemente a China, donde se ha abierto un Laboratorio Internacional Asociado (LIA) sobre la vid. En esta línea, se está estudiando actualmente con el EMBRAPA, homólogo brasileño del INRA, la creación de un LIA sobre el impacto del cambio climático en árboles frutales.

Abriendo nuevas perspectivas a través de prospectivas

Estoy aprendiendo un montón

Desde hace 18 meses, Carole se encarga de dirigir una «prospectiva científica interdisciplinar sobre los enfoques predictivos en biología y ecología» que debe culminar en un plan de acción para el INRA. Para ello, nuestra protagonista dirige un comité de pilotaje y varios grupos de trabajo temáticos que movilizan a un centenar de personas, entre las que hay investigadores de otros institutos como el INRIA. También aquí, Carole pone en funcionamiento la inteligencia colectiva. «Con esta prospectiva, por ejemplo, yo, que no soy para nada del ámbito de las matemáticas, estoy aprendiendo un montón».

Implicada en todos estos frentes, Carole desvela la clave de su equilibrio: «soy capaz de ver las cosas con perspectiva, algo que es determinante en esta profesión». Carole disfruta del tiempo que pasa con su familia, numerosa y recompuesta, y le encanta viaja y hacer deporte. Pese a que no siempre es fácil, se esfuerza por centrar su energía en las cosas prioritarias. «Si no, nos pasamos día y noche en el trabajo», comenta. Para ello, trabaja con un equipo cercano en total confianza: «me gusta bastante delegar y creo que sé rodearme de las personas adecuadas».

«No hacemos nunca lo mismo», concluye. En el futuro, Carole se ve aún trabajando y liderando proyectos estratégicos para el Instituto y dinamizando grupos con un componente de innovación y asociación.

(1) DEUG: diploma de enseñanza universitaria general (Bachillerato +2 años)

Contacto
Departamento asociado:
Plant Biology and Breeding

Minicurrículum

  • 49 años, vida marital, 1 hijo y 3 hijastros

Formación

  • 2003: habilitación para dirigir trabajos de investigación en la Université de la Méditerranée, Aix-Marseille II
  • 1995: doctorado en ciencias, Université de la Méditerranée, Aix-Marseille II
  • 1992: DEA (máster) en biología celular y microbiología, Université Aix-Marseille II

Trayectoria

  • Desde abril de 2017: coordinación de la prospectiva «Enfoques predictivos en biología y ecología»
  • Desde julio de 2016: directora del Institut Carnot Plant2Pro para la innovación al servicio de la competitividad sostenible de la producción vegetal
  • Desde enero de 2013: jefa del departamento «Biología y mejora vegetal»
  • Enero de 2012 a diciembre de 2012: jefa del departamento «Genética y mejora vegetal»
  • 1997-2011: encargada de investigación y posteriormente directora de investigación (2006) de la Unidad de Genética y Mejora de Frutas y Verduras (INRA PACA)
  • 1996-1997: prácticas posdoctorales (beca de la EMBO), en el INIA (Madrid)
  • 1992-1997: encargada científica contractual del INRA; doctorado y participación en programas de investigación sobre el análisis genético de la resistencia a las enfermedades de las solanáceas

Aficiones

  • Viajar, deportes

Premios y distinciones

  • 2018: Premio de la Fundación Limagrain otorgado por la Academia de Agricultura
  • 2013: Caballero de la Orden al Mérito Agrícola