• Reducir tamaño de letra
  • Tamaño de letra original
  • Aumentar tamaño de letra
  • Imprimir

Una científica del INRA de Montpellier recibe una beca L'Oréal-Unesco

María Razzauti es investigadora posdoctoral en el INRA de Montpellier y acaba de recibir una beca nacional L'Oréal-UNESCO «Por las Mujeres en la Ciencia» por valor de 20 000 euros, un premio para alentarla a continuar su trabajo sobre las enfermedades infecciosas transmitidas al hombre por los animales silvestres.

Maria Razzauti © Stéphane Cardinale
Julie Cheriguene
Actualización: 04/07/2017
Publicación: 23/10/2015

María Razzauti, posdoctoranda en el Centro de Biología para la Gestión de las Poblaciones (INRA - CIRAD - IRD - Montpellier SupAgro) ha sido seleccionada junto con otras diecinueve jóvenes investigadoras de Francia.

Con su proyecto de investigación («Del animal a los seres humanos: una fiesta para los virus», o «De l’animal à l’homme : les virus se régalent»), busca recurrir a la vigilancia de los patógenos de los animales como medio para predecir, prevenir y controlar la emergencia de enfermedades humanas: «Este premio es muy importante, pues me va a permitir financiar mi proyecto de investigación hasta junio de 2016, costear un ordenador portátil y participar en un taller de dos semanas sobre la evolución molecular en la República Checa».

Prevenir el desarrollo de epidemias actuales y futuras

El posdoctorado de María Razzauti está financiado por el programa de movilidad AgreenSkills, en el marco del proyecto PATHO-ID, liderado por el metaprograma del INRA Metaómicas de los Ecosistemas Microbianos (MEM): «Mi trabajo consiste en desarrollar métodos innovadores para, a un costo menor, seguir la circulación y la evolución de los virus que afectan a los seres humanos y cuyos hospederos son animales silvestres». Los roedores son reservatorios de muchos patógenos para los hombres y el ganado, siendo las garrapatas los vectores de la mayoría de ellos. Sin embargo, las enfermedades transmitidas por las garrapatas son muy diversas y poco conocidas.

Especializada en epidemiología molecular, María Razzauti trabaja en el marco de PATHO-ID, más específicamente en torno a:

  • la prevalencia de los virus en circulación en los roedores y las garrapatas;
  • sus asociaciones (negativas o positivas) con otros microorganismos;
  • su variación molecular relacionada con su presencia en roedores y garrapatas, y su coocurrencia (o no) con otros microorganismos.

Así, su trabajo permitirá describir mejor los nuevos virus transportados por roedores y garrapatas, potencialmente implicados en enfermedades humanas y animales, y las posibles interacciones entre tales virus y otros microorganismos: «Las enfermedades infecciosas son un gran problema de salud pública, pues representan la segunda causa de mortalidad y morbilidad en el mundo (un 26% de la mortalidad global, según la Organización Mundial de la Salud), con distintos niveles según el lugar y el nivel de desarrollo». En última instancia, su protocolo permitirá poner en marcha políticas eficaces de vigilancia de la salud para prevenir epidemias como las observadas en los últimos años en diferentes partes del mundo.

María Razzautia: el virus de la ciencia

¿Qué le gusta de su profesión de investigadora?

«El día a día de los investigadores es muy variado. Debemos adaptarnos a diario a los resultados obtenidos, a su interpretación y a los conocimientos que aporta la comunidad científica internacional. Pasamos mucho tiempo pensando en un proyecto de investigación; el proceso hasta lograr resultados puede ser largo y presentar muchos pequeños obstáculos. Y ese camino es lo que hace de la ciencia algo tan emocionante.»

 ¿Por qué se ha especializado en epidemiología?

«Siempre he querido entender los procesos biológicos. Las enfermedades infecciosas y las epidemias me fascinan, sobre todo debido a que su estudio requiere integrar diferentes disciplinas científicas, como la microbiología, la ecología, la genética de poblaciones o la evolución.»

 ¿Qué opina sobre las mujeres en la ciencia? ¿Qué consejo le daría a quien desee emprender una carrera científica, en especial a las mujeres jóvenes?

«La ciencia es un oficio muy competitivo, que a veces puede ser difícil de conciliar en la vida de una mujer. Pero es posible, y esa es mi meta. Seas hombre o mujer, para tener éxito la investigación te tiene que apasionar. Es una carrera difícil, pero muy gratificante, pues nuestros hallazgos pueden mejorar la vida de todo el mundo. Recomendaría seguir su pasión, ser paciente y trabajar mucho.»

Becas L'Oréal-Unesco: favorecer la carrera de las mujeres científicas

Ideado para recompensar los estudios de científicas sobresalientes, así como para apoyar la carrera de jóvenes investigadoras prometedoras, el programa L'Oréal-UNESCO Por las Mujeres en la Ciencia otorga anualmente más de 230 becas de doctorado y posdoctorado en más 110 países.

Becas nacionales
En Francia, la Fundación L'Oréal entrega cada año:

  • Diez becas por un valor de 20 000 euros, para investigadoras posdoctorales que trabajen en un laboratorio o un instituto de investigación francés
  • Diez becas de 15 000 euros cada una para estudiantes de doctorado matriculadas en el penúltimo año de tesis doctoral en una escuela doctoral francesa y en un laboratorio de investigación en Francia

Becas internacionales
Cada año, se recompensa a quince destacadas jóvenes investigadoras entre las beneficiarias de las 236 becas locales de todo el mundo. Esos talentos prometedores reciben una recompensa adicional, que les otorga una mayor visibilidad en la comunidad científica internacional.

Desde 2007, en Francia, 140 mujeres que realizaban el doctorado o el posdoctorado han sido distinguidas por la excelencia de su investigación. Las veinte ganadoras de 2015 se suman así a la comunidad de 2250 investigadoras premiadas en todo el mundo desde la creación del programa internacional L'Oréal-UNESCO «Por las Mujeres en la Ciencia», creado en 1998.