• Reducir tamaño de letra
  • Tamaño de letra original
  • Aumentar tamaño de letra
  • Imprimir

Programa Pause: solidarios con los científicos en situaciones de emergencia

Cuando se instaura un régimen totalitario, los científicos están entre los primeros en ser perseguidos, privados de libertades, o incluso ejecutados… El Programa de ayuda a la acogida de emergencia de científicos en exilio (programa Pause por sus siglas en francés) tiene la misión de facilitar la acogida y el apoyo de universitarios e investigadores amenazados y contribuir a reforzar los conocimientos científicos que necesita el mundo de mañana.

Programa Pause: solidarios con los científicos en situaciones de emergencia. © Inra
Anaïs Bozino, traducido por Diego Fernández-Montes
Actualización: 10/08/2017
Publicación: 25/07/2017

¿La vocación de este programa? Conceder incentivos a los establecimientos públicos de educación superior y de investigación que deseen acoger a científicos o a docentes-investigadores extranjeros que se hallen en situación de emergencia. Dicho de otro modo, Pause asigna una subvención al establecimiento de acogida por la contratación de un investigador mediante un contrato temporal. Este apoyo financiero puede variar entre los 20 000 € y los 60 000 €, en función de la carga familiar y de la experiencia del científico (doctorando, postdoctoral o investigador experimentado). El nivel de emergencia, la calidad del dossier científico y el dispositivo de acogida son los tres criterios que se consideran en la selección de los dossiers. Los organismos ponen todo de su parte para garantizar la integración del científico no sólo a un nivel profesional sino también personal.        

¿Cómo funciona?

Actualmente, el Ministerio de Educación Nacional, Educación Superior e Investigación, el Ministerio del Interior y el Ministerio de Europa y Asuntos Exteriores están directamente implicados en la puesta en práctica de este programa, así como la comunidad de la educación superior y de la investigación, y en especial el CPU, el CDEFI, el CNRS, el INSERM, el CNOUS, el INRA o el INRIA. La persona de contacto del programa en el INRA es Moctar Diaby, Secretario general de la Unidad mixta de apoyo a las relaciones internacionales. Coordina todas las peticiones y presta su ayuda para preparar la candidatura cuando es necesario. «El dossier de candidatura está constituido por la unidad de acogida, con el apoyo del centro y del departamento científico de anexión. Una vez finalizado y transmitido al Colegio de Francia por mí, el dossier pasa ante el comité de evaluación, que decide el importe del presupuesto que se atribuye. La suma asignada al investigador se ingresa como una subvención, mediante una convención» explica Moctar Diaby. Durante la primera sesión, el INRA ha depositado dos dossiers para dos investigadoras sirias que ya trabajaban en laboratorios del INRA. Una de las beneficiarias ha sido acogida en la Unidad mixta de investigación (UMR) de herbívoros de Clermont-Ferrand para finalizar su tesis, y la otra trabaja como postdoctoral en Paca, en la Unidad de Medio ambiente mediterráneo y movilización de agrosistemas (EMMAH).

Llegar a científicos del mundo entero

Debemos proseguir mientras haya científicos en peligro

Moctar Diaby señala que existe «una voluntad real de proseguir este proyecto mientras haya científicos en peligro. Dado el elevado número de solicitudes, se va a proceder a recaudar fondos privados y públicos para incrementar las capacidades de financiación del programa. Es, por lo tanto, esencial que nos movilicemos.» Actualmente, 63 científicos sirios y turcos, de todas las disciplinas, han sido acogidos en 50 establecimientos gracias al programa Pause – 48% de los cuales son mujeres. «Deseamos de verdad que los investigadores del mundo entero puedan beneficiarse de este programa. Pensamos sobre todo en los investigadores de Venezuela, de Colombia o del África subsahariana» señala Laura Lohéac, directora ejecutiva de Pause. A la larga, el objetivo es permitir que estos investigadores vuelvan a sus hogares y creen una red de conocimientos, que represente un interés capital para el mundo académico y la investigación científica, pero también para el conjunto de la sociedad.

Convocatoria de candidaturas

Pause lanza su tercera convocatoria de candidaturas para el año 2017, que se mantendrá abierta hasta el 20 de septiembre de 2017. Es necesario que el científico extranjero o la científica extranjera, de cualquier origen geográfico y de cualquier disciplina, cumpla todos los criterios de elegibilidad siguientes:

  • Poder justificar su condición de docente-investigador o de investigador (doctorando, postdoctoral o investigador experimentado) de alguna disciplina académica;
  • Hallarse en una situación de emergencia:
    • ser víctima de persecuciones o de violencias debido a su identidad o sus creencias;
    • ser víctima de algún otro tipo de amenaza que deberá precisar.

Sea cual sea su lugar de residencia actual:

  • verse obligado al exilio;
  • haber dejado su país de origen desde hace menos de 3 años – con excepciones posibles para los doctorandos y las personas originarias de zonas en conflicto desde hace más de tres años. Los científicos que tengan la nacionalidad francesa no son elegibles.

Aunque no se exija una duración mínima para obtener el apoyo financiero del programa Pause, se recomienda a los establecimientos proponer proyectos de acogida para el científico en peligro de un tiempo mínimo de seis meses.

Los dossiers de candidatura están realizados por los establecimientos de educación superior públicos o por los organismos de investigación públicos.

Descargar el dossier de convocatoria de candidatura (en francés):

Dossier de convocatoria de candidatura Pause

feedback

«Pause me permite seguir con mi trabajo»

El 4 de enero de 2011 Mohamed llega a Francia, a Aviñón, tras haber obtenido una beca que le permitía seguir con sus estudios. De enero de 2013 a septiembre de 2016 hace su tesis en la UMR EMMAH, y a continuación firma un contrato como ingeniero de investigación de siete meses y medio. «Soy sirio. Una amiga que se encuentra en la misma situación que yo me ha hablado de la creación de este programa el pasado mes de enero.» Con la ayuda de su referente del INRA, presenta su candidatura al programa Pause apenas se abre la primera sesión. «Mi situación es complicada: he hecho una tesis de cuatro años, tengo dos artículos pendientes de ser publicados, mi trabajo no ha concluido, y tengo que renovar mi visado… Afortunadamente he obtenido un dictamen positivo, ya que si cambiaba de trabajo, ¡lo perdía todo! Estoy casado y tengo dos hijos, necesitaba definitivamente encontrar una fuente de financiación» nos explica. «El programa Pause me ayuda a valorar lo que he hecho y a seguir con mis investigaciones».